Inicio » La Dieta Mediterránea
La Dieta Mediterránea

La Dieta Mediterránea

Muchos médicos la recomiendan pero, ¿sabes exactamente en qué consiste y por qué es tan buena para la salud?

La dieta mediterránea no solo es una forma de alimentación sino un estilo de vida. Consiste en llevar una nutrición variada y equilibrada con productos tradicionales de esa zona geográfica. España, Francia, Italia, Grecia, Malta y Marruecos son países que basan su alimentación en esta dieta, la cual fue declarada en 2010 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

En general se caracteriza por un alto consumo de vegetales, frutas, legumbres, frutos secos, pan, cereales (principalmente trigo), así como grasas monoinsaturadas, vino tinto y pescado. Pero veamos más a detalle en qué consiste.

Base de la alimentación mediterránea

Si quieres seguir este tipo de dieta debes tomar en cuenta los siguientes puntos fundamentales:

+ El pan y la pasta son la principal fuente de carbohidratos

+ El aceite de oliva es la principal fuente de grasa

+ Se toma vino durante todas las comidas (en cantidades moderadas)

+ Consumo abundante de hortalizas, frutas, frutos secos y legumbres

+ Ingesta de frutas de temporada, frescas, sin enlatados o conservadores

+ El pescado, las aves de corral, los productos lácteos y los huevos son principal fuente de proteínas

+ Existe un consumo mínimo de carnes y grasas animales

+ El queso y el yogur también se consume de forma moderada

+ Utilizan hierbas aromáticas como una alternativa a la sal (le da más sabor a los alimentos)

+ Después de la comida se acostumbra un paseo al sol o la siesta

Ejemplo de un menú mediterráneo

Desayuno: Café o té, Cereal con miel, fruta al gusto, tostada de pan con aceite de oliva.

Comida: Pescado con guarnición de brócoli con limón y aceite de oliva virgen. Arroz. Verduras gratinadas.

Cena: Empanada de atún, café o té.

Beneficios para la salud

Debido al consumo de ácidos grasos monoinsaturados (presentes en el aceite de oliva, por ejemplo), existe una incidencia menor de enfermedades cardiovasculares. El consumo de pescado, especialmente el azul (atún, sardina, salmón, anguila, pez espada y arenque son algunos) aporta omega 3 ( ácido graso linolénico), el cual ayuda a bajar los trigliceridos, disminuye el colesterol , previene la formación de coágulos en las arterias al impedir la agregación plaquetaria y disminuye la presión arterial.

El consumo moderado de vino también tiene un efecto cardioprotector, protege contra enfermedades coronarias y cerebrovasculares. Tiene poder antioxidante, mejora la circulación de sangre al cerebro, ayuda a la digestión de proteínas, controla las infecciones urinarias, baja el riesgo de formación de cálculos renales y favorece la digestión.

Por si esto fuera poco, la dieta mediterránea está asociado a un menor índice de obesidad abdominal, disminuye problemas de infertilidad, mejora el desarrollo embrionario y fetalAdemás, también está asociada con un menor riesgo de deterioro cognitivo y una mejor salud general tanto física como mental.

(Fuente: www.experienciasaceitesdeoliva.com)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, ACEPTAR

Aviso de cookies